Comunión infantil

Cañizares impulsa la primera comunión para antes de los siete años.

El último barómetro del CIS ha puesto nerviosos a algunos jerarcas católicos. La tendencia ya era conocida. El porcentaje de caída de fieles apenas ha variado desde hace algún tiempo, y esto obviamente indica que el porcentaje que sí que varía es el del total de fieles, que cada vez es menor y está en constante caída.

Si estos datos ya eran sabidos, obviamente la Iglesia ha ido tomando medidas. Claro que estas han sido sutiles y no se han anunciado como tales medidas para no mostrar que realmente están preocupados. Así por ejemplo, hace algún tiempo que los sermones vocean que la crisis es una crisis de valores. Sin embargo, parece que los últimos datos ya han sido vistos por algunos jerarcas como números rojos y han decidido que hay que tomar medidas más drásticas, que a la vez son más escandalosas y delatan su preocupación. Tal es la medida de rebajar la edad de la primera comunión a antes de los siete años, que impulsa el cardenal Cañizares.

Hace ya unos diez años que se comenzó a impulsar la implantación de la religión católica en educación infantil, amparada por los acuerdos con la “Santa Sede”. Y desde entonces se ha ido viendo lo mucho que le gusta a los curas estar cerca de jovencitas y sobre todo jovencitos, a veces demasiado. Y parece que han decidido disparar toda la artillería dirigida a la juventud, pues incluso el papa tomará las riendas de unas jornadas en Madrid dirigidas a la juventud.

El mensaje parece claro: cuanto más joven, mejor. No hace falta darle muchas vueltas para deducir posibles motivos.
Teniendo en cuenta que se comienza la catequesis parroquial tres años antes de realizar la primera comunión, ésta se iniciaría a los 4 años, es decir, cuando se está en educación infantil. Por lo tanto se empezaría directamente con la dosis doble de catecismo, el de la escuela y el de la parroquia, para que cuando llegue la edad en la que según Cañizares ya se tiene razón, ya no haya escapatoria, y esté todo atado y bien atado.

Todo con el objetivo según Cañizares de que los niños (y supongo que las niñas también, aunque a las mujeres suelen omitirlas) lleguen a hacer los que dios quiere que hagan. Claro que lo que dios quiere que hagan sólo se puede saber a través de su intermediario, el papa, que delega en los obispos, o sea que el objetivo es que los niños (¿y las niñas?) hagan lo que los obispos y su séquito quieren que hagan.

Cada vez les gustan más jovencitos. Y es que por lo visto toman las mentes a esa edad como papel en blanco y quieren ser los primeros en escribir en él, para que cuando llegue algo que pone en duda lo que ellos han escrito, ya no quepa.

De todo esto hay una cosa que claramente denuncia y denunciará el movimiento laicista, y es que nada de esto puede contar con el apoyo del dinero público. Por ello desde Europa Laica se denuncia que la mitad de la financiación de las Jornada Mundial de la Juventud la ponga el Gobierno y vaya a cuenta del bolsillo de toda la ciudadanía, así como denunciamos que se imparta catequesis en la escuela pública, en horario escolar, por personal seleccionado por obispos y pagado por el Estado.

Pablo Laguna es Coordinador de Jóvenes Laicistas de Europa Laica

CC BY-SA 4.0 Comunión infantil por Pablo Laguna está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.