La neutralidad del Estado

El concepto de neutralidad es uno de los más maltratados de todos. Se utiliza en multitud de contextos diferentes con una infinidad acepciones que poco tienen que ver en muchas ocasiones con las acepciones del DRAE. La principal deformación de lo que comúnmente se entiende por neutralidad está asociada a los Estados, esto es la noción militar de la neutralidad del Estado, definida en dos convenciones adoptadas en la Conferencia de Paz de La Haya de 19071.

Desde el laicismo, se habla de la neutralidad del Estado en referencia a las convicciones particulares. Tradicionalmente vendría a ser el no-confesionalismo del Estado sumado al trato de las organizaciones religiosas igual que al de las no religiosas, es decir el trato no privilegiado, y más aún, el trato no diferenciado. Pero hay otras cuestiones que también deben considerarse desde la noción laicista del concepto, pues el laicismo no se restringe a la cuestión religiosa exclusivamente.

Un ejemplo. El Estado, en su concepción weberiana, es el que tiene el monopolio legítimo de la violencia física. La concepción racional conlleva que el uso de la misma debe estar reglamentado y controlado. Todo ello termina concretado en los cuerpos militar y policial2. Desde el laicismo se puede asumir la existencia de un Ejército por motivos de seguridad, pero lo que no se puede asumir es el militarismo, en ninguna de sus acepciones. Si nos referimos al militarismo en tanto que injerencia de las fuerzas armadas en la conducción política del Estado, es claramente inasumible desde el laicismo. Pero también es inasumible desde el laicismo en tanto que imposición a la sociedad de los valores y categorías castrenses3.

«Israeli sea corps soldiers» de DoD photo by Mass Communication Specialist 1st Class Chad J. McNeeley, U.S. Navy. - https://dams.defenseimagery.mil/defenselink/screenres.action?id=f537f42f3f561529f4407331d43240d6db7413b4. Disponible bajo la licencia Public domain vía Wikimedia Commons - http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Israeli_sea_corps_soldiers.jpg#mediaviewer/File:Israeli_sea_corps_soldiers.jpg

«Israeli sea corps soldiers» por DoD photo by Mass Communication Specialist 1st Class Chad J. McNeeley, U.S. Navy. – https://dams.defenseimagery.mil/defenselink/screenres.action?id=f537f42f3f561529f4407331d43240d6db7413b4. Disponible bajo la licencia Public domain vía Wikimedia Commons.

Notas y referencias   [ + ]

1. neutralidad. Enciclopedia de la Política de Rodrigo Borja. Fecha de consulta: 03:23, octubre 4, 2014 desde http://www.enciclopediadelapolitica.org/Default.aspx?idind=1064
2. No todos los Estados que existen actualmente poseen cuerpos militares, pero sí que poseen al menos cuerpos policiales. Para facilitar el ejemplo, me referiré sólo a los miltares.
3. militarismo. Enciclopedia de la Política de Rodrigo Borja. Fecha de consulta: 5:12, mayo 19, 2014 desde http://www.enciclopediadelapolitica.org/Default.aspx?idind=995

La parte por el todo

El movimiento laicista, por su devenir histórico, se ha centrado en la separación Iglesias-Estado, lo que además ha hecho que se vea fácilmente vinculado al ateísmo, pues rara vez desde el ateísmo no se comparte esto. Desde el movimiento laicista se hace mucho énfasis en distinguir laicismo y ateísmo, pues, si bien quien es ateo suele ser laicista, la relación inversa no tiene por qué darse.

La separación Iglesias-Estado es básicamente la expresión en positivo del anticlericalismo («clericalismo: influencia excesiva del clero en los asuntos políticos.», Diccionario de la lengua española (22.ª edición), Real Academia Española, 2001), pero el anticlericalismo no implica antireligiosidad. Así, nos podemos encontrar con casos de personas que siendo creyentes (valga como ejemplo la organización española Redes Cristianas) son anticlericales, pero obviamente no son antireligiosas.

Pues bien, al igual que el anticlericalismo no implica antireligiosidad, y que el laicismo no implica ateísmo, el anticlericalismo no implica necesariamente laicismo.

El laicismo implica el anticlericalismo, pero no sólo busca la separación de las Iglesias y el Estado. Si atendemos a la definición de laicismo, éste es mucho más amplio. La separación Iglesias-Estado es condicio sine qua non para el pleno desarrollo de la libertad de conciencia, pero en modo alguno es suficiente. El establecimiento de las condiciones políticas, jurídicas y sociales para el pleno desarrollo de la libertad de conciencia requiere mucho más, la separacíón Iglesias-Estado es sólo una concreción de una de las propuestas del laicismo para el establecimiento de estas condiciones, que es la separación de la esfera de lo público y la de lo privado, de lo que también se puede concretar el principio de neutralidad del Estado.

En definitiva, hay que tener cuidado de no confundir la parte con el todo.

iceberg

«iceberg» de Natalie Lucier. Disponible bajo la licencia CC BY 2.0 vía Flickr

El laicismo es el movimiento que busca el establecimiento de las condiciones jurídicas, políticas y sociales para el pleno desarrollo de la libertad de conciencia. Desde la perspectiva del laicismo, la libertad de conciencia es la base de los Derechos Humanos, ¿por qué?, sencillamente porque sin ella el resto de los DDHH no sería diferentes a los derechos de los animales (los no humanos, entiéndase), es decir, sin ella serían derechos otorgados, en tanto que se pierde la capacidad de saber y/o exigir el ejercicio de los derechos.

Síntesis de la definición de Juan Francisco González Barón, primer presidente de la asociación Europa Laica, y que puede encontrarse completa en la entrada Principios básicos del laicismo publicada el 30 de agosto de 2011 en el Observatorio del Laicismo.

CONCIENCIA_MORAL

«CONCIENCIA MORAL» por CamilacruzTrabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons.